Iván Silva Miguel, uruguayo residente en Brasil, a riesgo de volverse un corresponsal de Es Pa’rriba en estas tierras, nos comparte una nueva entrega de escalada brasileña. En esta aventura lo acompañan Mario Dutra (Marito) y Maira, dos escaladores muy queridos en el ambiente uruguayo. Disfruten.

Carnaval en el mundo de los escaladores no significa escolas de samba, tambores y baile; significa cuatro días para poder gastar los dedos en un pico de escalada. Así que convencimos a un par de uruguayos para que se hicieran el viaje desde Montevideo y los llevamos a conocer Caçapava do Sul. Otro de los maravillosos sectores de Río Grande del Sur, que al igual que Bagé, nos ofrece escaladas en conglomerado de gran calidad, rodeados de paisajes alucinantes.

Mario Dutra escalando (Foto: Maira)

El camping Galpão da Pedra se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de Caçapava do Sul. Allí nos recibieron Seu Manoel y Dona Amantina, que con su atención y cariño nos hicieron sentir en nuestra casa. Las instalaciones cuentan con un área común (el “galpão”) donde hay cocina, heladera, piletas, mesas y churrasquera; varias zonas arboladas donde acampar; una casa que se puede alquilar para quienes precisen de mayor comodidad; baños con agua caliente; y la posibilidad de solicitar desayuno, almuerzo y/o cena de la deliciosa cocina de los dueños (con un costo adicional). Los precios en febrero de 2020 son de 20 reales brasileños por persona por día (atención a este detalle, se cobra por día y no por noche como es habitual).

Llegamos al lugar el sábado de carnaval y luego de armar nuestras carpas nos llevamos a Mario y Maira (los uruguayos invitados) a conocer la Pedra do Leão. Esta formación es una de las tantas a las que se puede acceder desde el camping, siendo la más cercana a unos 20 minutos de caminata. En ella uno puede encontrar vías que van desde el 5c FR (5.8 USA) al 7c FR (5.12d USA), en un conglomerado con base de arenisca, que nos ofrece una infinidad de presas pero cuya utilidad disminuye a medida que aumenta el grado. Algunas vías recomendadas en el Leão son: Sofia (6a), A procura do elo (6a+), O tempo não para (6c), Mi roubaram (6c+) y Lobisomem do arvoredo (7a+).

Escalador Iván Silva Miguel en Lobisomem do arvoredo Pedra do Leão (7a+) (Foto: Mario Dutra da Silveira)

El domingo fue día de caminar un poco más e ir a conocer la Pedra da lua, que está a unos 45 minutos de caminata por un sendero que transcurre bajo un bosque nativo alucinante. Allí nos encontramos con un sector que tiene sombra casi todo el día, con vías desde 5c (5.8) hasta 8a+ (5.13c). La formación rocosa posee enormes cavernas en las que los abridores de la región han equipado líneas de gran calidad. Quien se anime a llegar por allí, no puede dejar de escalar: Colecionador de ossos (6a+), Oráculo (6c), Olha a pedra (6c+) y Toda aranha tem seu veneno (7a+).

El tercer día, habiendo hecho bastante fuerza en los primeros dos, nos levantamos cansados y fuimos al Paredão Teixeira, un sector pequeño, a unos 30 minutos del Galpão, que tiene sombra por la mañana y posee una serie de vías divertidas y donde la mayoría son de graduación baja. El sendero para llegar a este lugar no es tan obvio como los anteriores, por tanto, es buena idea solicitar las indicaciones de Seu Manoel, quien siempre está dispuesto a ayudar a los escaladores que frecuentan el camping. A partir del mediodía el sol da de lleno en la pared, por lo que en verano, es necesario planificar el día con una alternativa para la tarde, que puede ser la fase norte del Leão, por ejemplo.

Escaladora Neyha Guedes Dariva en Dama do abismo – Pedra do Leão (7a+)(Foto: Maira Soares de Lima)

Difícilmente uno consigue conocer todos los sectores de Caçapava en un solo viaje, ya que además de las piedras que visitamos, están la Pedra da Baleia, Pedra redonda, Valecito, Pedra da abelha, Pedra do sorvete, Pedra do segredo y otras en las que también se encuentran diversas vías. Sin embargo, eso sirve de motivación para que uno se vaya con la cabeza pensando en planificar un nuevo viaje. Así les pasó a nuestros amigos, se despidieron de Seu Manoel y Dona Amantina prometiendo volver…

Escalador: Iván Silva Miguel
Iván, Neyha, Maira y Mario

A continuación, algunos datos útiles para quienes se motiven a conocer este paraíso en el sur de Brasil:

Iván Silva Miguel

Un pensamiento en “Tres uruguayos y una brasileña en el Galpão da Pedra, Caçapava do Sul. Por Iván Silva Miguel

  1. El lugar es alucinante y Seu Manuel es un personaje de película!
    Uno lleva algunas vias a adaptarse al tipo de roca, pero sin duda, vale el esfuerzo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *