Read Time:2 Minute, 41 Second

A la ruta «El Gran Capuccino» en el cerro Arequita la antecede su fama. Es un ruta que todavía no fue conquistada por ningún escalador. Tiene reputación de dura, obstinada, de gran carácter, histriónica e inalcanzable. A pesar de su fama, Pablo Velozo (34) escalador venezolano-uruguayo la eligió como su proyecto. Empezó a trabajar la ruta hace un año atrás, en 2018. Se estima que es un 7b, aunque su graduación se determinará el día que sea encadenada. Una de las primeras rutas equipadas en el cerro Arequita, en Minas. El equipador fue Waldino Turra allá por el 2009. Es de dos largos, el primero de 20 metros y el segundo de 18. Se encuentra en el sector del bosque de los Ombúes. Pablo le contó a Es Pa Arriba más detalles sobre este proyecto.

Como escalador, ¿cómo elegís un proyecto y cuál es la estrategia que seguís para trabajarlos?

Los proyectos son medio limitados acá en Uruguay, si bien viene creciendo la cantidad de rutas deportivas, no hay una amplia gama de dónde elegir. Pero, en general, los proyectos los elijo cuando escalo la ruta y me engancha porque me presenta un desafío. Voy, la intento leer y me guío por mi intuición para entender si puedo trabajar los pasos.  Para trabajar los pasos tengo el gimnasio (Montevideo Boulder Club). Allí es donde voy a entrenar fuerza, resistencia e imitar los pasos que leí en la roca. Por ejemplo ahora estoy entrenando mucho resistencia en el gimnasio.
Ya tengo memorizados los  movimientos. Es un ruta de fuerza, de constancia, es muy larga, explosiva, al punto que no creo que sea un 7b: no se parece nada los 7b que probé antes. Intuyo que es un 7b+ ó 7c. Es una ruta dura, va a salir, pero es difícil.

Pablo escalando el gran capuccino

¿Cómo describirías al Capuccino si tuvieses que personificarlo?

Si fuese una persona… – Pablo se queda pensando – demasiado intensa, no se te va de la cabeza nunca, se queda ahí diciendo todo el tiempo «hola hola hola hola». Intensidad, una persona intensa y linda, de esas que no importa que sean tan intensas porque valen la pena.

¿Cuál es o cómo describirías el movimiento más desafiante?

Yo diría que todos los cruxes. A medida que voy resolviendo cruxes, aparecen nuevos desafíos. Los fui descubriendo de a uno. 

Repasando los pasos de la ruta con Ceci Seré

¿Qué te han ido enseñando los proyectos que fuiste emprendiendo?

Lo que aprendés de los proyectos lo aplicas a todo, no solo a la escalada, sino a la vida misma. Constancia, dedicación, paciencia, a veces te obsesionas un poco, no querés escalar otra cosa que eso. Y luego, cuando finalmente lo encadenás, llega la celebración. Te llena poder cerrar un proyecto. El Capuccino es una ruta que va a salir, pero que requiere mucha dedicación y entrenamiento. 

Empezá a entrenar para conquistar tu próximo proyecto. Escribinos para contarnos la historia de tu proyecto a: esparriba.contacto@gmail.com, valen todos los grados, queremos saber de vos.
Podés entrenar con Pablo, da clases todos los martes y jueves de 8 a 10 am en MBC.

Fotos cortesía de Patxi Jaso y Sebastián Astorja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.