Read Time:4 Minute, 44 Second

Iván es así, de repente te sorprende con alguna pieza exquisita sobre Brasil. Nos cerraron los gimnasios en Uruguay, y ya estamos entrando en abstinencia, por suerte, Iván nos ayuda a achicar la espera. Los dejo con él.

A pesar de las dificultades transitorias de poder escalar en Brasil, tanto para quien vive aquí como para quien pretende venir de afuera, me puse las pilas y decidí intentar continuar la serie de publicaciones iniciadas con Bagé y Caçapava. Es que como escalador y como uruguayo que vive en Brasil, me parece increíble que desde el Uru miremos tanto para Argentina y hagamos miles de kilómetros para ir Córdoba, a Bariloche o a Piedra Parada, y nos cueste tanto girar un poco la cabeza y ver que hay un montón de escalada en tierras norteñas a menos de 1000 kilómetros de Montevideo.

Obviamente mi objetivo no es ni comparar, pues cada escalada es única, ni mucho menos desdeñar lugares tan fantásticos como Capilla del Monte, La Ola, el Valle Encantado o Piedra Parada mismo. Tuve la oportunidad de conocer los dos primeros y no veo la hora de poder viajar de nuevo para poder retornar a esas maravillas de lugares o conocer los dos últimos y muchos otros de los que hay en Argentina.

Sin embargo, quizás entre otras cosas por barreras idiomáticas, parece que nos cuesta un poco salir a escalar por las fronteras al noreste y norte del país, y desde mi humilde punto de vista, nos perdemos algunos sectores maravillosos que están al alcance la mano. Es por ello, que gracias a la oportunidad de escribir en esta genial revista, me propuse producir algunos textos que puedan tal vez servir como motivadores para que quien escala en Uruguay se anime a probar las rocas gauchas.

O problema de uma geração
Via: O problema de uma geração (8b/b+); Escalador: Jean Fluber; Foto: Guilherme Schmidt.

Luego de haber iniciado escribiendo un par de textos sobre la escalada en la pampa riograndense, voy a irme un poco al noreste hacia la región llamada Serra Gaúcha. Allí se encuentran una serie de sectores, fundamentalmente de basalto, que hacen las delicias de quien disfruta de escaladas técnicas de regletas así como de desplomes boulderísticos con inclinaciones diversas.

Es casi un pecado que escriba el primer post dedicado a la Serra Gaúcha y no lo destine a la Gruta de la Terceira Légua. Ese lugar tan icónico de la escalada brasilera, que atrae escaladores de todo el país y a la cual le dedicaré un post más adelante. Pero hoy es día de otro sector, uno que se ganó mi cariño por su belleza y la calidad de sus vías, y que actualmente se identifica como uno de los puntos más altos de escalada deportiva en la región. Su nombre: Noel Rocks.

Amigo do zelador
Vía: Amigo do zelador (6c); Escalador: Mario Dutra da Silveira; Foto: Neyha Dariva.

“Noel”, como es conocido popularmente, queda a pocos kilómetros de la ciudad de Caxias do Sul, y fue descubierto por Thiago Balen, que tiene un refugio llamado “Cabana da Gruta”, donde uno se puede alojar en caso de que le interese escalar por allí. Thiago escaló y escala vías de alta dificultad en Brasil y por el mundo desde los años 90, y hoy en día también invierte mucha energía en apertura de nuevos sectores y vías. Así, en 2013 decidió embarcarse en el proyecto de equipar un sector que conocía desde que escalaba en la Gruta y que suponía que podría tener gran potencial.

No se equivocó. A pesar del trabajo que implica abrir cualquier sector desde cero, así como la inicial reticencia a frecuentarlo por parte de los escaladores por su inicial bajo número de vías, Noel se fue transformando poco a poco, hasta ser la joyita de la Serra que es hoy en día. Como él mismo relata, la comunidad se comprometió en el proyecto de desarrollo, y con la ayuda de cada uno, fueron siendo equipadas más vías, se abrieron senderos y la magia se hizo presente

Tosa de Porco
Vía: Tosa de Porco (7b+); Escalador: Guilherme Schmidt; Foto: Neyha Dariva.

El sector posee vías que van desde 10 a 30 metros, con inclinaciones que van desde placas verticales hasta duros techos, pasando por negativos boulderísticos que exigen movimientos técnicos y obligan a hacer bastante fuerza. Las graduaciones van desde el 6a (5.9) al 8c (5.14b), siempre recordando que Brasil tiene su propia graduación, que todos los topos los van a encontrar con ella y van a tener que convertirlos.

Resulta difícil recomendar vías en Noel, pues la calidad de las mismas es exuberante. Particularmente me gustan más las placas que los negativos, así que siempre tiendo a recomendar más de las primeras. De las que probé, me animo a decir que no se pueden perder Agente Laranja (7a, 5.11d), Pachamama (6c+, 5.11.b/c), Kinder Ovo (7a, 5.11d) y Projeto Embrião (7a+, 5.12a). Pero como dije antes, el sector cuenta con grandes líneas, inclusive teniendo uno de los pocos 8c (5.14b) de la región, que recientemente tuvo su first ascent realizado por Vinícius Todero y casi en seguida su primera repetición hecha por el propio Thiago Balen.

Agente laranja
Vía: Agente laranja (7a); Escalador: Iván Silva Miguel; Foto: Viviane Durigon.

Un viaje a la Serra Gaúcha les permitirá conocer vários sectores alucinantes en un radio de entre 20 y 40 kilómetros tomando Caxias do Sul como referencia. En próximos post iré escribiendo sobre algunos de ellos y esperando que se motiven a gastar los dedos por aquí!

Por último algunos links interesantes para obtener mayores datos:

Un pensamiento en “Noel Rocks: una joyita escondida en la «Serra Gaúcha por Iván Silva Miguel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.