Read Time:7 Minute, 14 Second

Bernardo Sosa y Valentina «Waltercita» Norbis, dos personas muy queridas en el ámbito de la escalada, tuvieron que rearmar sus planes luego de que la pandemia llegara a Europa y les impidiera viajar a Irlanda por un año como lo habían planeado. Recalcularon y decidieron apostar al deporte y construir un muro de escalada en Paso de los Toros.

Llegaba marzo de 2020 y la comunidad escaladora se hacía a la idea de que la despedida de Waltercita y Berna estaba cada vez más cerca. Ya tenían pasajes para irse a Irlanda por un año, estaban a punto de entregar el departamento, todo estaba listo para emprender el viaje y llegó la pandemia Europa: «nos íbamos a ir, y después no, y nos íbamos a ir denuevo, y despues no, y nos íbamos a ir de nuevo y después no» comentó Waltercita a Es Pa’rriba.

Walter en Arequita

Primero que nada: ¿Cómo empezaron a escalar ustedes?

Waltercita: Empecé en La Muralla en un curso para dar clases, pero eso no prosperó. Y el 6 de Mayo del 2018 empecé a escalar en MBC (Montevideo Boulder Club). Estuve un año escalando y después se dio mas intermitente. Lo social fue lo que me llevó a seguir en el ámbito de la escalada, los amigos sobre todo, por eso seguí, sino capaz hubiese dejado si no fuese por la fuerza esa de la amistad de la escalada. 

Berna: En realidad la primera vez que hicimos escalada fue en Grutas de Salamanca, hicimos las rutitas fáciles, las escuelita y de de top. 

W: ¡Es verdad! 

Bernardo en Arequita

B: Fueron dos días de experiencia que tuvimos con un grupo que se llamaba Kam en ese entonces, estuvo alucinante, zarpado, quedé ahí flasheando y empecé también como Vale en el curso de La Muralla de formación pero no escalamos mucho ahí, el papel que teníamos que desarrollar era mas social que otra cosa. Veía las paredes y sufría porque mis tareas eran otras. Después empecé fuerte en MBC, casi 6 meses después, sería en el 2019, en enero.

W: Empezó 6 meses después y le tuvimos que rogar que vaya, no quería ir.

B: Soy medio bicho, cuando veo mucha montonera me quedo trancado, pero MBC me voló la cabeza fuerte, los amigos, Pablo, Vale, los amigos que estaban ahí. Arequita.

¿A qué se dedican?

W: A nada (se ríe). Bueno… Somos Profes de Educación Física del ISEF, yo también me dedico a navegar, soy profesora de vela y  los fines de semanas doy clases en Flores. Y el resto de la semana a trabajar en el muro.

Walter y Berna en Punta Ballena

¿Cómo surge la idea de construir el muro?

W: En realidad surge porque no pudimos irnos de viaje. La idea era irnos de viaje el año pasado… y se cayó el viaje, y remontó el viaje, y se volvió a caer, y volvió a remontar… y como en octubre se volvió a caer y decidimos hacer otra cosa. Estábamos aburridos de esperar y desde que escalamos tenemos la idea de llevar la escalada al interior. 

¿Cómo decidieron donde construir el muro?

B: En realidad surgió por el simple hecho de que acá en Paso había una carpintería que mi abuelo compró y usó como depósito y es un lugar muy grande. La compró hace 60 años o más, como 80. Al lado tenía su negocio que era una ferretería. A la carpintería la usó como depósito, el agujero negro de ferretería: portland, cal, maderas, fierros, cajas. Son 80 años de acumulación de artículos de ferretería.

W: Había montañas de cajones, diarios de 1952.

B: Surgió la posibilidad de hacerlo acá porque teníamos ese espacio que ahora lo miramos y está divino, le vemos mucho potencial.

W: Tiene patio también, que por ahora es el amazonas, esa parte no hemos limpiado demasiado. Desde finales de noviembre estamos con la limpieza del galpón, recién en abril terminamos de sacar las cosas.

¿Cuál es el estado actual de la construcción?

W: Tenemos los planos del muro, nos ayudó Pablo (MBC), tenemos ya los fenólicos y los hemos agujereados ya están listos para poner. Facu nos está ayudando con la instalación eléctrica, ya tenemos luz.

B: Conseguimos unos colchones de gimnasia artística para el suelo, estamos enfocados ahora en emprolijar, ya está todo limpio todo despejado, estamos esperando al herrero para la estructura, una vez que esté pronto es poner los fenólicos y estamos. Ya tenemos las presas, ya tenemos todo. (el herrero de los chicos está con COVID19, así que le deseamos que se recupere pronto)

W: Queda algún retoque edilicio nomás, estamos con la pintura estos días.

B: El techo está nuevo, hay alguna abertura que queremos cambiar para emprolijar, pero estamos bien.

¿Qué se va a encontrar la gente que vaya?

W: ¡A nosotros!. Vamos a tener clases para niños y adultos. No tenemos una planificación pero la idea es ofrecer esos servicios. Y la idea es también es tener un espacio para la gente que no escale, por ejemplo: un lugar donde puedan hacer funcional.

¿Tienen una fecha estimada de apertura?

W: ¡Ah, no!, estamos dejando que fluya, nos gustaría en agosto, septiembre, octubre, estamos dejando que fluya para no enloquecer. Tuvimos tanto imprevistos que decidimos que fluya, cuando esté para abrir, se abre.

¿Pueden revelar el nombre? (quiero la exclusiva)

(silencio…) 

B: El nombre nos tomó tiempo, mas o menos desde que empezamos a limpiar en noviembre. Teníamos varias opciones, pero queríamos que sea algo original, que en cierta medida fuera sencillo y que representara algo que sea nuestro, de Uruguay.

W: Se lo decimos? uno… dos… tres:  se llama el Jupi, /shupi/ tiene significado en guaraní  hace referencia a tirar hacia arriba, subir, trepar, escalar.

B: Acá especialmente en la zona de Río Negro tenemos el afluente del Lago del Bonete que se llama Salsipuedes. El Lago del Bonete es el embalse de la represa Gabriel Terra en Rincón del Bonete. En el embalse es donde estaban los registros arqueológicos de las comunidades indígenas. Antiguamente el río era un hilo de agua, de ancho tendría 50 metros, y cuando hicieron la represa se inundó la zona quedando el viejo campamento indígena debajo del agua.  Hoy todavía se siguen buscando rastros de ellos. Y por esa conexión quisimos que sea un nombre bien de acá.

¿Cuáles son las dimensiones del muro?

W: La pared es un ángulo recto, en L. Una de las paredes es de 10 metros y otra de 4 metros. 

B: Y de altura en los 3.90 metros.

W: Igual hoy lo miramos y vemos potencial, sabemos que no va a quedar ahí, va a seguir creciendo. Afuera queremos hacer algunos juegos de altura, o algo de eso porque es bastante grande.

¿Cómo están viviendo la previa, están generando expectativa en Paso de los Toros?

B: ¡Sí!. Ya tenemos escaladores y socios pero no tenemos pared.

W: Nosotros lo queríamos mantener en secreto, pero estábamos en una avenida por donde pasa todo el mundo, pasan todos los niños por acá. En el verano hicimos un sondeo de público con una recreativa (una especie de colonia de vacaciones), y nos fue muy bien, porque hay un montón de niños y no hay mucho para hacer. Creemos que va ser una inyección fuerte de estímulo, porque hay muchos niños y adolescentes y poca oferta de actividad física para hacer.

B: Para mi la impronta que tiene la escalada no es solo el deporte, sino tiene un componente social fuerte. Con Vale venimos del mundo del profesorado y nunca nos hablaron de la escalada, no nos imaginamos que el deporte podía tener estos matices, ir a meter pegues, y entre pegue y pegue se da la charla, tomar un mate, una cerveza. Lo social es fundamental y es lo que nos encanta. 

Yo soy muy sentimental le agradezco hasta los duendes. Pero compartimos esta alegría-proyecto con todos los amigos y familia que mira con nosotros hacia arriba y nos enciende esa ilusión constantemente.
Hoy domingo a las 19, estabamos por terminar con Facu y pasó Cata, una niña amiga (seguro será futura escaladora) que vive enfrente y nos llevó alfajores. Hay gente que no sabemos y también comienza a soñar con nosotros y a mi a veces no me deja dormir, pero es así yo soy muy sentimental. Y gracias a Es Pa’rriba por este espacio para contar un poco esta locura. ¡Ah! ¡Y al herrero, que todavía no tenemos, le agradecemos al herrero que quiera ser nuestro herrero!

VALENTINA -WALTERCITA- NORBIS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.